Para determinar si concurre voluntad testamentaria de disponer mortis causa de un determinado bien a favor de una determinada persona, no se trata de analizar las exactas palabras, en su sentido gramatical o, mucho menos, jurídico, sino ver la intención que se desprende del texto

La antigua y célebre sentencia de 8 junio 1918 admitió esta intención que se acreditaba en el reverso de una carta de novios en la que decía “… todo para ti, todo” (aunque también añadía: va mi testamento”) y la más reciente del 19 diciembre 2006, en que se acepta como testamento ológrafo, una carta en que le adjunta una tarjeta de visita en que expresa “mi deseo de sustituir el nombre…”.

Sentencia de la Sala 1ª del Tribunal Supremo 682/2014, de 25-11-2014, FD 2.2º, Ponente Excmo. Sr. D. Xavier O´Callaghan Muñoz, ECLI:ES:TS:2014:4721

Autor: Jorge Cañadas

Magistrado. Profesor Tutor UNED Teruel.