El arte de la brevedad

Blog Es Justo

El trabajo del juez consiste en escuchar las posturas de dos partes enfrentadas, para luego resolver la controversia que mantienen mediante la aplicación de la ley.

Esa tarea puede llevarse a cabo mediante la celebración de una vista oral o mediante la lectura de los escritos aportados al procedimiento.

Dejando al margen los supuestos en los que el ciudadano puede defenderse a sí mismo, la exposición de los interlocutores profesionales, oral o escrita, debería ser clara, concisa y fundada en Derecho. Aunque, lamentablemente, el discurso así expresado, no es el más frecuente en el foro.

De verdad que para convencer al juez no es preciso arrancar la narración en los albores de la historia, ni repetir el mismo argumento hasta perder el hilo, ni remontarse inexorablemente a la Constitución.

Basta con exponer los hechos con precisión. Articular la prueba idónea para demostrarlos. E invocar el derecho aplicable, tomando en consideración el manejo del mismo que es propio del juez. Así de simple, con todos los matices que se quiera en casos excepcionales.

Y es que la brevedad es un arte y, en los tiempos que corren en la justicia, el más precioso de los tesoros.

Jorge-Oswaldo Cañadas Santamaría.

Autor: Jorge Cañadas

Magistrado. Profesor Tutor UNED Teruel.