Sistema informático ¿de gestión?

Blog Es Justo

Ayer por la tarde puse en libertad a una persona que se encontraba en situación de prisión provisional, al abonar la fianza que se le había señalado para poder eludirla.

Así dicho, parece fácil. Pero no lo es.

Resulta que su prisión provisional venía acordada por otro juzgado de mi partido judicial, cuya decisión había sido revisada por la Audiencia Provincial al mediodía y ya terminado el horario de trabajo. Es decir, que ni el juzgado que acordó la medida, ni el mío de guardia podían tener noticia alguna del asunto.

Por la tarde nos llamó su abogado por teléfono para hacernos llegar la decisión de la Audiencia por fax e informarnos de que la fianza se había depositado en la cuenta bancaria del juzgado.

Pues bien, el sistema de gestión informática de los juzgados no permite saber si la resolución que nos mandaron es auténtica o una falsificación, ni el acceso al expediente de la persona concernida, ni nada que no sea producir cantidades ingentes de papel, la mayor parte prescindible.

Dicho sistema es propio de cada Comunidad Autónoma y carece de conexión, no ya con el resto del Estado, sino con los demás órganos jurisdiccionales del territorio.

Por lo demás, los jueces y secretarios judiciales seguimos firmando los papeles a mano, pese a disponer de una tarjeta criptográfica dotada de firma electrónica avanzada, por no haberse implementado sistema alguno para su utilización, privando así al documento de otro posible medio de comprobación de su autenticidad.

Mira que sería fácil la interconexión y que incluso hay cientos de aplicaciones de software libre para hacerlo, pero así estamos, permanentemente con el alma en un hilo…

Jorge-Oswaldo Cañadas Santamaría.

Autor: Jorge Cañadas

Magistrado. Profesor Tutor UNED Teruel.