Guarda el güiski Cheli, que la vamos a liar

Blog Es Justo

No hay principio de semana en la que no lleguen partes de lesiones y atestados policiales relativos a peleas durante el fin de semana.

Imagino que el pendenciero nace. Pero desde luego también se hace a base de alcohol y drogas.

Y como aunque de pan vamos faltos, de circos estamos sobrados, las noches de muchos fines de semana terminan en urgencias.

El caso es que si bien en otras infracciones las consecuencias están claras de antemano, en las lesiones no.

En la mayor parte de los casos, el resultado causado es leve y la cuestión se ventila en un juicio de faltas que ni comporta cárcel, ni deja antecedentes penales. Y eso que las indemnizaciones no suelen ser de broma.

Pero en otros, un mal golpe puede arruinar la vida tanto al que lo recibe, como al que lo da. El primero termina bajo tierra y el segundo entre rejas.

Curiosa forma de divertirse.

Jorge-Oswaldo Cañadas Santamaría.

Autor: Jorge Cañadas

Magistrado. Profesor Tutor UNED Teruel.