Generación sisi

Blog Es Justo

La chica que vino a declarar como testigo pasaba por poco de los veinte años.

Nos contó que había visto al denunciado agacharse y pinchar la rueda de un coche. Que le recriminó su conducta, llamó a la policía, esperó su llegada para que el señor no se fuera y luego fue a la comisaría a declarar.

El día del juicio recorrió sesenta kilómetros para llegar al juzgado desde su lugar de residencia.

Respondiendo a las preguntas formuladas para desacreditar o cuestionar su testimonio, fue clara: había venido por conciencia cívica; si se lo hubieran hecho a ella, habría querido que quien lo hubiera visto no hubiera mirado hacia otro lado.

En su generación hay mucha gente así de comprometida y así de valiosa.

Es tremendo que el desempleo y la falta de oportunidades los estén golpeando de tan mala manera. Y son nuestro futuro.

Jorge-Oswaldo Cañadas Santamaría.

Autor: Jorge Cañadas

Magistrado. Profesor Tutor UNED Teruel.