Lo que hacemos y lo que cuentan que hacemos

Blog Es Justo

Es evidente que el derecho no es una ciencia exacta.

Tampoco lo es el periodismo.

Lo que pasa es que en ocasiones la noticia informa de una decisión judicial grotesca que, o no lo es, o no es atribuible al juez. Veamos un ejemplo.

Titular: un juez deja en libertad a un agresor sexual.

Hechos: un mileurista sin antecedentes, padre de 4 niños pequeños, cuyos ingresos son el único sustento de su familia, en estado de relevante embriaguez, arrincona a una chica contra una pared y le hace tocamientos, cesando en su actuación a los pocos instantes.

Castigo: por estos hechos se le condenará, de entre los 1 y 5 años de cárcel previstos en la ley, por debajo de 2 lo que, muy probablemente, comportará que no llegue a ingresar en la cárcel.

Dilema del juez: si hubiera sido mi hija, ni te cuento lo que le hago; pero mandar al agresor a la cárcel encaja a duras penas con las finalidades que la ley señala para la medida y supone dejar sin pan a unas criaturas que nada tienen que ver con la estupidez de su padre.

Decisión: libertad provisional.

Titular alternativo: las agresiones sexuales más leves obligan a los jueces a dejar en libertad provisional a los detenidos por tales hechos que, probablemente, nunca llegarán a ir a la cárcel.

Así redactado, ¿sería noticiable?.

Jorge-Oswaldo Cañadas Santamaría.

Autor: Jorge Cañadas

Magistrado. Profesor Tutor UNED Teruel.