Apercibiéndole de que le parará el perjuicio a que haya lugar en Derecho

Blog Es Justo

Esta mañana, aprovechando que estoy de guardia, he acudido al despacho a seguir resolviendo trámites pendientes.

Me he detenido en un asunto civil que desde comienzos de 2010 apenas ha avanzado ante las dificultades de notificar a los interesados.

Lo lastimoso del caso es que el Estado ya ha puesto remedio a este mal en los ámbitos que le suponen ingresos. Pero se ha olvidado de la Justicia, para variar.

Por poner algunos ejemplos, los empleadores se comunican con la Tesorería General de la seguridad Social mediante el Sistema Red, los contribuyentes con la Agencia Tributaria mediante Notificaciones Electrónicas y los conductores con la Dirección General de Tráfico a través de la Dirección Electrónica Vial.

Estos sistemas de comunicación electrónica son voluntarios para algunos colectivos y obligatorios para otros.

Es evidente que la Justicia podría encontrar una forma de desatasco nada despreciable, articulando un sistema de notificación electrónica con los justiciables. Y, de paso, crearía un nicho de mercado que podrían aprovechar los Procuradores de los Tribunales que tienen razones de peso para estar preocupados por su horizonte profesional inmediato.

Mientras alguien se pone a ello, seguiremos empleando notificaciones plagadas de fórmulas poco inteligibles, contenidas en papel de oficio, que viajarán en sobres oficiales a destinos erróneos, llevadas a pie por el cartero.

Jorge-Oswaldo Cañadas Santamaría.

Autor: Jorge Cañadas

Magistrado. Profesor Tutor UNED Teruel.