Odia el delito, compadece al delincuente y no te olvides de la víctima

Blog Es Justo

Esta frase que, exceptuando el inciso final, es de Concepción Arenal, me viene a la cabeza cada vez que firmo una sentencia condenatoria y eso que las mías, o son por faltas o por delitos conformados.

Entre estos últimos, son legión los cometidos contra la seguridad vial.

Y de ellos, muy pocos son los que terminan con el condenado en prisión.

Estos días se ha abierto el debate en los medios de comunicación y en las redes sociales sobre la aplicación del indulto a algún delincuente condenado por este tipo de infracciones.

No entro en el debate. Es competencia del gobierno. La mía termina en la sentencia.

Ahora bien, reformulando las palabras de la insigne gallega, me atrevería a decir: odia el delito, compadece al delincuente y no te olvides de la víctima.

Jorge-Oswaldo Cañadas Santamaría.

Autor: Jorge Cañadas

Magistrado. Profesor Tutor UNED Teruel.